Introducción a «Una filosofía de la Inteligencia Artificial»

Cerebro electrónico
Imagen cortesía de : http://flickr.com/photos/healthblog
Compártelo:Share on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0Tweet about this on Twitter
Esta entrada pertenece a la serie: Una filosofía de la Inteligencia Artificial
La Inteligencia Artificial es uno de los temas más apasionantes de la actualidad. En ella convergen increíbles retos tecnológicos, a la par de preguntas fundamentales sobre el funcionamiento del cerebro, la naturaleza de la mente y la consciencia. En definitiva, de aquello que consideramos lo más íntimo de nuestro ser, lo inexpugnable. El yo, el tu, el nosotros. Una exploración sistemática del alma. En realidad, de todas las almas posibles.

El tema es relevante, más que nunca. Nuestra tecnología actual hace pasos de gigante en la construcción de dispositivos «inteligentes», al mismo tiempo que profundiza en el conocimiento de las bases físicas y biológicas del pensamiento. No hay razones para pensar que los avances en uno de esos campos no afecte al otro. No debemos caer en la trampa de limitar nuestra reflexión a la inteligencia artificial actual, sino considerar las cuestiones de principio que la rigen, preguntándonos hasta dónde puede llegar, en qué dirección y a qué velocidad se mueve, qué podremos aprender de ella, o cómo afecta todo ello al entendimiento de nosotros mismos.

Cuando Copérnico estableció al Sol, y no la Tierra, como el centro del sistema planetario que habitamos, nos sacó también del centro de todo lo que existe. Nos mostró que no eramos tan especiales. ¿El entendimiento de los procesos mentales tiene un potencial similar para sacarnos de nuestra posición privilegiada en el «universo cognitivo»?, o por el contrario, ¿reafirmará nuestro carácter singular en él? ¿Qué tan contrarios a la intuición pueden ser los conocimientos emanados de estos descubrimientos? ¿Tendrán lo necesario, como lo tuvieron las ideas de Copérnico, para convertir a nuestro grandioso y estático mundo en un dinámico y esférico planeta en medio de muchos otros?

Como toda tecnología, tiene impactos en la sociedad. ¿Qué tanto podría afectar al mundo llenarse de «dispositivos inteligentes»? ¿Qué tan inteligentes pueden ser a fin de cuentas? ¿Es peligrosa su presencia? ¿Qué podemos esperar de su futuro desarrollo? ¿Nos fusionaremos con ellos?

Esta serie pretende ser una obra divulgativa, accesible a todo el mundo, sobre este tema tan difícil y controversial. El ¿qué hemos hecho?, ¿cómo lo hemos conseguido? y ¿qué esperamos hacer en el futuro?, son las cuestiones primordiales que pretende abordar. Hacernos reflexionar acerca de los procesos mentales y si estos son reproducibles. De ser el caso, preguntarnos si merecen ser clasificados como mente por derecho propio.

En definitiva, hablar acerca de esa pregunta que a los científicos de la computación nos da tanta vergüenza formular a veces: ¿se puede fabricar un alma?

Esta entrada pertenece a la serie: Una filosofía de la Inteligencia Artificial
Compártelo:Share on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0Tweet about this on Twitter

Javier

Maestro en Ciencias de la Computación (UNAM). Durante mucho tiempo interesado en la difusión del pensamiento crítico, la ciencia y el escepticismo. Estudioso de la inteligencia artificial, ciencias cognitivas y temas afines.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *