Tallo de tu pensamiento

  •  
  •  
  •  
  •  
La Resonancia Magnética Nuclear Cerebral (RMNC) es un gran avance científico que permite que, literalmente, te tomen fotos clarísimas en rebanadas. No sé explicarlo de manera más sencilla que este video:

Para el paciente, la RMNC  dura como una hora. El individuo se acuesta en medio de un túnel, no debe moverse. Se oye periódicamente un ruido que sería insoportable sin los tapones en las orejas. No es dolorosa ni molesta, sólo lenta y un poco estresante.

Confieso que, como muchos, me gusta mirar los resultados de los estudios cuando me los entregan, más cuando se trata de imágenes y uno cree entender un poco. Sobre todo si lo que veré, es el cerebro de alguien que amo y creo que ahí se lee su salud y la actividad de sus pensamientos más recónditos. Digo, ¿quién no lo desearía?

Resonancia magnética

1.

¿Es este el tallo de tu pensamiento?
¿Es principio del que espiral emerges
haciendo un remolino tras los dientes,
para formar las voces de mi aliento?

Creo ver en tu ventrículo izquierdo,
en los ecos que forman esos puentes,
de bulbos y tejidos cerebrales,
que estoy en la región de lo que siento.

Veo que aquel cielo, desde tus neuronas,
se precipita violento a mi tierra
como animal marino tras las olas

arrastrándose sobre la arena,
juntando en un sentido nuestras huellas,
ramificándose en mi mente ajena.

2.

Ni lejos de mí misma, en tu cabeza,
entiendo claramente los contornos
porque la sangre blanca de tus ojos
deslumbra hasta a la mancha más intensa.

Poco de ti conozco en esta pieza,
solo el vano favor de los espectros
buscando traducir los orificios
en cortes y en reflejos a la inversa.

Ya me aparto de ti, del espionaje
que ejerzo al someterme a tu organismo,
y regreso conmigo, a mi paisaje,

donde el cuerpo ha obtenido su turismo:
has estado en mis células de viaje,
pensando que te buscas a ti mismo.

Jojana

Maestra en Literatura Comparada (UNAM). Interesada en teoría, crítica, creación literaria así como en la relación entre las artes y entre literatura y ciencia.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *