Flores de la abundancia… ¡con manzanas!

Mujer con manzana y pera

Imagine que lo invitan a participar a un juego como la flor de la abundancia o el telar de mujeres, pero no debe aportar dinero. Suponga que lo convocan de forma que debe donar UNA manzana, con la promesa de que recibirá más de ellas de vuelta. Parece buen trato, ¿no?

No importa mucho la dinámica del sistema. No importa quién le de su manzana a quién, o cómo se organice la gente. Lo único que importa es cuantas personas y manzanas hay en el juego.

Si, por ejemplo, se encuentran «jugando» mil personas, ¿Cuántas manzanas habrá en el sistema? Como es obvio, también serán mil, porque cada participante ha puesto una. Y si fueran veinte mil los jugadores, tendríamos veinte mil manzanas en juego. Y si entran diez personas nuevas habrá diez manzanas más, igualando siempre el número de personas.

Siempre hay el mismo número de manzanas que personas. Si unos tienen más de una, otros no tienen nada.

Si existen siempre tantas manzanas como jugadores, ¿cómo sería posible que todos tuvieran más de una manzana a la vez (que es lo que nos prometen)?

Es imposible. Si un grupo de personas tiene más de una manzana en sus manos, es que otro grupo de personas se ha quedado sin manzanas.

Si usted termina con dos manzanas en sus manos, es que alguien por ahí no tiene la suya. Si tiene ocho después de haber donado sólo una, es que hay por ahí siete personas que no tienen nada. (Así funciona la flor de la abundancia: 8 a 1).

Manzana

No importa lo que hagamos. Para agregar más manzanas hay que agregar más gente y siempre se equilibra: hay el mismo número de ambos siempre. No importa cuanto tiempo pase, no importa cuantos cíclos se hagan. Ambos números siempre son el mismo número. Es algo que nunca puede salir bien al final. Nunca.

Que el sistema falle no es una cuestión de falta de voluntad o compromiso, es que nunca hay manzanas suficientes, así que no es posible que todos ganen. De hecho, la mayoría saldrá perdiendo.

Así funcionan las flores de la abundancia, los telares de mujeres y cualquier otra estructura piramidal como Swissgolden. No se puede repartir lo que no se tiene y alguien terminará perdiendo siempre. No importa cuanta gente entre o que algunos vuelvan a poner en juego las manzanas que ya «ganaron». ¡Son las mismas de antes y no alcanzan!

Tan sólo es un sistema que mueve las manzanas que eran de todos a las manos de unos pocos. ¿Cómo podría ser esto una «alternativa» al sistema económico como dicen muchos?

Si no funciona, ¿por qué todavía hay flores (o telares, circulos, etc)?

Si las flores, los telares o lo que sea, juntaran siempre la gente necesaria, el número de personas requeridas para mantener el sistema funcionando hace mucho que superaría el número de personas en el planeta, dado su crecimiento exponencial (siempre se va multiplicando por dos o algún otro factor mayor a uno). La razón por la que hay sistemas piramidales funcionando de manera continua es que en la vida real fallan con bastante frecuencia. Muchas flores o telares nunca se logran, así que el número de personas necesarias en total nunca crece tan rápido. Irónico, ¿no? Existen porque no funcionan de forma perfecta a un nivel muy humano.

¿Qué no es un argumento?

«A mi me funcionó», «yo no he visto a nadie perder», «es algo que va más allá del dinero», son argumentos típicos. Ninguno puede negar la realidad matemática detrás del asunto. Quizá quien los esgrime lo hace con sinceridad, en tal caso vive engañada y no está viendo más allá de su nariz.

¿Es inmoral?

Depende de las motivaciones de cada quien. Algunos lo podrán ver como comprar el boleto de una rifa, pero es evidente que hay muchos dispuestos a convencer a otros tan sólo para ganar, sin importarles mucho los demás. Si has ganado, no olvides que lo has hecho a costa de otros que quizá nunca conozcas. Si crees que ayudas a alguien al invitarlo, tal vez así sea, pero no olvides que al mismo tiempo perjudicas a muchos otros que quizá no conozcas. ¿Por qué? Porque no se pueden repartir 100 manzanas a 100 personas de forma que todos tengan más de una. ¿O sí?


Si deseas una explicación más técnica, visita: Las matemáticas de «la flor de la abundancia»

Javier

Maestro en Ciencias de la Computación (UNAM). Durante mucho tiempo interesado en la difusión del pensamiento crítico, la ciencia y el escepticismo. Estudioso de la inteligencia artificial, ciencias cognitivas y temas afines.

También te podría gustar...

74 Respuestas

  1. Arnella dice:

    Gracias por explicarlo con manzanas… Tengo amigas y conocidas metidas en esto, les dije que no es revolucionario y que es un engaño y no me creen!! Será que con manzanas comprenderán??
    Abrazo

    • Javier dice:

      Gracias por tus comentarios. Y sí, no hay nada revolucionario, seguramente es un bulo que se ha hecho a lo largo de toda la historia. Ojalá con manzanas puedan comprender.

      Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *